REJUVENECIMIENTO FACIAL SIN CIRUGÍA

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por emailEnviar por emailVersión PDFVersión PDF

Tanto el laser, que aplica una energía controlada, como los peelings, que aplican una serie de productos químicos, sobre la superficie cutánea actúan eliminando arrugas faciales, lesiones pigmentadas, los efectos del fotoenvejecimiento y suavizando cicatrices. Ambos procedimientos provocan la eliminación de las capas más superficiales de la piel (epidermis y dermis papilar).

La recuperación de la piel tratada de esta manera ofrecerá una mejora en el tono cutáneo, en la profundidad de la arruga, un aumento de la elasticidad cutánea y un estímulo en la renovación y producción de colágeno en la dermis.

Las pieles claras son las más favorecidas por estos tipos de tratamiento que pueden aplicarse de forma aislada o combinados con otros procedimientos quirúrgicos como la blefaroplastia y/o el lifting.

Estos procedimientos pueden emplearse en la totalidad de la cara o de forma parcial en algunas de las regiones anatómicas de la misma, como por ejemplo, alrededor del contorno de los ojos, en el labio superior o, en ambos labios. La extensión del procedimiento condicionará tanto el periodo de recuperación como el coste del mismo.

 

CASOS CLINICOS