BOTOX

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por emailEnviar por emailVersión PDFVersión PDF

El Botox es un complejo proteínico natural purificado que se administra en pequeñas inyecciones con el objeto de relajar el músculo bloqueando los impulsos nerviosos que desencadenan las contracciones musculares. Como consecuencia de la disminución de las contracciones musculares las arrugas y líneas de expresión desaparecen.

 

El efecto del Botox se nota al cabo de tres o cuatro días y, su duración es de seis meses. Se observa que con su uso continuado su duración cada vez se va prolongando más en el tiempo y la velocidad de aparición de las nuevas arrugas también es menor.

 

Las zonas más comunes de aplicación son las arrugas del entrecejo, la frente y contorno de ojo (patas de gallo). No obstante, también resulta efectivo en otras zonas como las arrugas del cuello, las del labio superior o las líneas de expresión que unen la nariz y la boca.

 

La aplicación de Botox se encuentra contraindicada en embarazadas, lactantes y en personas con problemas de coagulación.