ANTIAGING O MEDICINA ANTIENVEJECIMIENTO

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por emailEnviar por emailVersión PDFVersión PDF

El antiaging o antienvejecimiento es una rama nueva de la medicina que considera el envejecimiento como un proceso natural, pero susceptible de ser tratado médicamente y por lo tanto, como un proceso que se puede frenar y, en ocasiones, hasta revertir.

Los objetivos del antiaging son:

- prevenir la enfermedad

- enlentecer el envejecimiento

- mejorar la calidad de vida.

Dicho de otra forma, consiste en dar vida a los años, más que en dar años a la vida.

Nada más lejos que pensar que el antiaging es para aquellos que habitualmente consideramos como “viejos”, ya que el envejecimiento no afecta a todos los órganos al mismo tiempo; así mientras la vista empieza a dar signos de vejez a partir de la cuarta década de la vida, los niveles de ciertas hormonas, fundamentales para la salud, como la testosterona o la hormona de crecimiento empiezan a declinar a edades tan tempranas como los veinticinco a treinta años. Es lógico suponer que requerirán tratamiento más intenso aquellos pacientes que tengan más edad.

El tratamiento antiaging descansa en cuatro pilares básicos:

1 Reducir los desequilibrios medioambientales

2 Dieta

3 Ejercicio físico

4 Tratamiento hormonal.

Lógicamente, antes de instaurar el tratamiento hemos de valorar en qué estado nos encontramos mediante una exploración clínica con recogida de parámetros antropométricos, valoración del estado general, función hepática, renal, metabólica, estado inflamatorio, riesgo cardiovascular, daño oxidativo y estado antioxidante, perfil hormonal, perfil tumoral y estudio genético. De ningún modo pretendemos que el antiaging consista en la entrega de una cantidad ingente de análisis que nos informen acerca de conceptos difícilmente entendibles por un profano; cada análisis realizado irá destinado a conocer un proceso fundamental de nuestro medio interno, con una finalidad eminentemente práctica que es la de poder instaurar el tratamiento que mejor convenga.

Hazte a ti mismo estas preguntas: ¿has notado una falta de energía?, ¿has notado un descenso de tu fuerza o resistencia?, ¿siempre estás cansado o malhumorado?, ¿has notado un deterioro reciente en tu capacidad para practicar deportes?, ¿sientes un descenso de la libido?, ¿tus erecciones son menos fuertes y duraderas?, ¿te encuentras siempre mal?, ¿ha aumentado el perímetro de tu cintura de forma desmesurada?, ¿tienes problemas con el colesterol y los triglicéridos? Si has contestado de forma positiva a tres de estas preguntas, no lo dudes, tú puedes beneficiarte de un tratamiento antiaging.